El Gobierno acepta la invitación a Cuba para el Rey y Rajoy “lo antes posible”

El Gobierno acepta la invitación a Cuba para el Rey y Rajoy “lo antes posible”

El canciller cubano Bruno Rodríguez cumplió este lunes en Madrid con una apretada agenda de citas institucionales con el objetivo de la invitación formal al rey Felipe VI para que visite la isla. Rodríguez aprovechó para invitar también al presidente Mariano Rajoy. El Gobierno español prepara esos desplazamientos para “lo antes posible”, lo más probable a finales de 2017 y en cualquier caso antes de que Raúl Castro se retire en febrero de 2018.

El rey emérito Juan Carlos encabezó la delegación española que participó en noviembre de 2016 en los funerales del icónico mandatario cubano Fidel Castro. Durante su mandato de 39 años, entre 1975-2014, Juan Carlos I solo pudo pisar La Habana una vez, en 1999, durante la complicada celebración de la IX Cumbre Iberoamericana. El entonces presidente, José María Aznar, ha reconocido varias veces en público que se negó a facilitar más viajes del monarca por sus tensas relaciones con el régimen de los hermanos Castro. No distendió la situación que Fidel Castro, con antecedentes gallegos, se declarara incluso “juancarlista”. La política exterior de España, de los reyes y sus viajes oficiales la determina el Gobierno de turno.

El rey Felipe VI y el actual ejecutivo popular de Rajoy se proponen superar ese vacío con la organización de una visita del monarca a Cuba “lo antes posible”, según fuentes oficiales españolas, o “en cualquier momento”, según el canciller Rodríguez. El Rey recibió este lunes en La Zarzuela la carta con la invitación “encantado”, según fuentes diplomáticas españolas, y “la contestará rápidamente” tras coordinarlo con el ejecutivo, al que remitió la misiva como corresponde normalmente en este tipo de protocolos a través del Ministerio de Exteriores.

Los reyes tienen ya todo el montaje ultimado para realizar en junio la aplazada visita al Reino Unido por lo que la lógica indica que el viaje a Cuba podría programarse tras el verano para finales de año o, en cualquier caso, antes del 24 de febrero de 2018, cuando el presidente cubano, Raúl Castro, ha reiterado varias veces que ha fijado la fecha de su retirada definitiva.

LAS PULLAS SOBREVUELAN SOBRE VENEZUELA

El Gobierno español mide mucho sus palabras sobre la situación preocupante en Venezuela y ayer el asunto salió en la rueda de prensa tras la visita del canciller cubano a Madrid cuando se le preguntó por sus apoyos determinantes a ese país. Bruno Rodríguez expresó su confianza en que “esa nación hemana” y “ese estado soberano” encuentre las mejores “soluciones y decisiones” pero aprovechó para recordar su historia “emancipadora”, “su riqueza dilapidada por una élite corrupta” y, sobre todo, el golpe de Estado que Hugo Chávez sufrió en 2002. El canciller se preguntó que estaban haciendo “todos entonces” y cuál fue el papel de otras naciones de la comunidad internacional.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, que llegó el fin de semana de visita privada a España y que este lunes estuvo con el Rey, con Rajoy y con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, apostilló tras su encuentro con el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, que esa “invitación simboliza la voluntad de Cuba de aumentar los vínculos con España”. Dastis también incidió en que tras superar el año del Gobierno en funciones ahora el ejecutivo de Rajoy se propone “fortalecer e intensificar” los lazos políticos, sociales, económicos, comerciales, culturales, familiares y de todo tipo entre los dos países.

EE.UU., bloqueo y presos

España ya promovió en diciembre pasado en el seno de la Unión Europea la renovación y los cambios del acuerdo con Cuba, dejando atrás la etapa de mayores exigencias relacionadas con los derechos humanos y las libertades del Gobierno de Aznar. Ahora se quieren obviar al máximo esos problemas para destacar las afinidades y las oportunidades. El canciller Rodríguez calificó en Madrid el diálogo “multifacético” actual entre España y Cuba de “promisorio”, “cordial”, “productivo”, “útil” y “provechoso”. España es el tercer socio comercial de Cuba y el octavo emisor de turismo. El dirigente cubano alabó la labor de España y de la UE frente al bloqueo aún persistente de los Estados Unidos.

Dastis recordó que los gobiernos españoles, en general, nunca han sido favorables a ese embargo de EE. UU. y que ahora se espera que la nueva administración norteamericana de Donald Trump no varíe la vía del diálogo y el deshielo emprendida en su última etapa por Barak Obama. Dastis solo apuntó un freno relativo al buen ambiente diplomático cuando matizó que ahora toca “trabajar para que se den las condiciones más apropiadas para que esa visita sea un éxito”. El ministro se ofreció a desplazarse él antes a Cuba para desbrozar ese camino, confirmó que Rajoy también irá y apuntó sobre el asunto de los presos políticos y los derechos humanos en la isla que ambos gobiernos abordan esas cuestiones delicadas “con respeto, confianza y de manera pragmática”.

Ni Dastis, ni La Moncloa ni La Zarzuela pudieron precisar cuando podrán realizarse finalmente esos desplazamientos. “Lo antes posible cuando se den esas circunstancias”, indicó el diplomático español.

Comparte este articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *