Hamilton se pone a tono en China

Hamilton se pone a tono en China

Lewis Hamilton lo consiguió. Se había propuesto recuperar la dinámica de victorias que Mercedes había perdido en la primera carrera de la temporada en Australia, y lo hizo. El piloto británico dominó la carrera de principio a fin, acertó en la estrategia de los cambios de neumáticos y ganó con claridad, mostrando la verdadera imagen de las flechas de plata. Los monoplazas alemanes siguen siendo los mejores. Pero es evidente que la diferencia con respecto a Ferrari ha quedado reducida prácticamente a la nada. Hamilton logró su 54ª victoria, la primera del año para su equipo. Pero Sebastian Vettel confirmó la recuperación de los monoplazas de Maranello y concluyó en segunda posición, tras una remontada espectacular. El podio lo completó el belga Max Verstappen, que había salido desde la 16ª posición.
La salida planteó las primeras dudas. La lluvia que había caído sobre el trazado de Shanghái dejó agua en la pista y los equipos decidieron salir con neumáticos intermedios. Sólo un piloto calzó los superblandos, Carlos Sainz. El resultado fue que cuando los coches arrancaron, Hamilton pudo mantener su privilegiada primera posición y Vettel se mantuvo segundo, mientras que Raikkonen perdió posición a favor de Ricciardo que le adelantó en las primeras curvas. Sainz perdió varias posiciones por la inestabilidad de sus neumáticos y las peripecias que tuvo que hacer para mantenerse en pista. Sin embargo, un toque de Pérez a Stroll provocó una salida de pista del piloto de Williams y apareció el coche de seguridad virtual.

Muchos coches entraron en el taller a cambiar neumáticos, entre ellos Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Sin embargo, un accidente sufrido por Giovinazzi en la tercera vuelta provocó un verdadero vuelco en la situación, porque cuando entró el safety car en pista, la mayoría de coches pasaron por el taller y cambiaron neumáticos sin perder posiciones. Fue el caso de Lewis Hamilton, Valtteri Bottas, Daniel Ricciardo, Kimi Raikkonen y Max Verstappen, que había realizado una salida espectacular ascendiendo hasta el séptimo lugar. Todo ello provocó que Vettel se viera relegado hasta la sexta posición, justo por delante de un Carlos Sainz que remontó y aprovechó bien el hecho de no tener que cambiar neumáticos.

La carrera pareció quedar bastante definida, porque el anunciado duelo entre Hamilton y Vettel se había frustrado en las vueltas iniciales. Hamilton iba sólido en cabeza, seguido de Ricciardo, Raikkonen, Verstappen y Bottas. Pero un trompo incomprensible del segundo piloto de Mercedes le relegó hasta la décima posición, justo por detrás de Fernando Alonso. El asturiano había realizado una salida espectacular situándose en la novena posición. Rodar en mojado le beneficiaba, porque contaban más las manos del piloto que las prestaciones del coche. Y de esta forma, el asturiano se mantuvo en los puntos hasta que la pista se fue secando. Hasta entonces, Alonso había conseguido mantener a raya a Bottas varias vueltas. Pero cuando todo se fue normalizando, el Mercedes le adelantó en un plis plas.

Comparte este articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *