Rusia adopta represalias económicas contra Turquía por el derribo del caza

Rusia adopta represalias económicas contra Turquía por el derribo del caza

Moscú someterá a los productos alimenticios a estrictos controles de calidad.

El Gobierno ruso adoptará medidas económicas y humanitarias contra Turquía por su “acto de agresión”, el derribo en la frontera con Siria de un bombardero ruso Su-24, anunció hoy el primer ministro, Dmitri Medvédev. El organismo de control de la seguridad alimentaria ruso anunció que todos los productos alimenticios turcos estarán a partir de ahora sujetos a controles de laboratorio. La agencia de protección del consumidor informó haber retirado productos alimentarios turcos de las estanterías. En otro gesto que simboliza la escalada diplomática entre los dos países, la cancillería rusa recomendó hoy a sus turistas que no viajen a Turquía y a los que ya se encuentren allí, que regresen cuanto antes, debido a la “latente amenaza terrorista” en ese país. Según el Gobierno, casi 10.000 rusos se encuentran en estos momentos en Turquía, adonde muchos turistas viajaron después de que el Kremlin prohibiera los viajes a Egipto tras el atentado contra el avión ruso con 224 turistas en la península del Sinaí.

“Hemos debatido este asunto con el presidente [Vladímir Putin]. Como resultado, el Gobierno ha recibido la orden de elaborar un paquete de medidas de respuesta en el ámbito económico y humanitario ante el acto de agresión”, dijo Medvédev a medios locales. Medvédev explicó que existe una ley de “medidas especiales” a la que se puede recurrir en situaciones similares cuyo objetivo es “garantizar la seguridad” de Rusia.

“Esto es, sin lugar a dudas, un acto de agresión contra nuestro país por parte de Turquía, nuestro vecino y además miembro de la Alianza Atlántica”, indicó. Entre otras cosas, Medvédev propuso “suspender las negociaciones sobre un acuerdo para un régimen de preferencias en materia de servicios e inversiones con Turquía”.

“Estos acuerdos, estos proyectos de inversión, pueden ser congelados o simplemente suspendidos”, agregó. Además, dejó entrever que Putin podría emitir en breve un decreto que debería ser aprobado por el Ejecutivo y que introduciría restricciones o prohibiciones a las actividades de las compañías turcas en territorio ruso.

Dicho documento limitaría la exportación a Rusia de productos, incluido alimentos, de compañías turcas. Medvédev aseguró que dichas medidas podrían representar la congelación de programas de cooperación económica y la limitación de transacciones financieras, operaciones de comercio exterior y el aumento de los aranceles.

No descartó que se adopten medidas contra el sector turístico -Turquía es el segundo destino para los turistas rusos- y el transporte, incluido el tránsito. Putin exigió hoy a Turquía disculpas y castigo a los responsables del derribo el martes del Su-24 que participaba en una misión antiterrorista en Siria. “Da la impresión de que el Gobierno turco, conscientemente, lleva las relaciones ruso-turcas a un atolladero. Lo lamentamos”, expresó.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reconoció que el incidente ha causado un “daño bastante devastador” a las relaciones ruso-turcas, que “será difícil de restañar”. “Se trata de un incidente demasiado grave, con consecuencias muy graves e inevitables”, enfatizó. Peskov declaró que la cumbre entre Putin y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, programada para mediados de diciembre próximo en la ciudad rusa de San Petersburgo “de momento no se ha cancelado oficialmente”.

Comparte este articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *